¿Quién es un talentoso?

En el 2001, cuando estaba haciendo mi Licenciatura en Educación Física en Córdoba, nos dio varias clases  un profesor de La Plata: Ricardo Crisorio, un genio, que es entrenador de básquet por gusto y fue Decano de la Universidad de La Plata en esa época, primer y único Profesor de Educación Física en tener este mandato en la Argentina.


Empezó a contar que, por una investigación, entrevistó a Diego Maradona, Michael Jordan y Jorge Valdano, entre otros: hizo un seguimiento de muchos deportistas considerados talentosos y sacó, después de varios años de estudios, una  conclusión a la hipótesis que decía que el talento se desarrolla por encima de lo innato.

El mensaje y enseñanza que nos dejó es que depende más de las variables  de vida, deseos, preparación y situacionales, que de lo innato o genético.

Pónganse ustedes en mi lugar cuando él decía esto. Yo levantaba la mano, le hacía preguntas: para mí no era así. Yo pensaba que uno nace para ser un talentoso en cualquier área, deporte o lo que sea, entonces él me contestó: ¿Sabe usted cuál es el  concepto de talento? En ese momento no le pude responder.

Pero a la vez le llamó la atención mi energía por querer saber aquello que escapaba a la lógica. Cuando terminó la clase, me dijo si lo invitaba a cenar: claro que lo invité. Lo llevé a Hindú, donde trabajaba en ese momento, con varios “profes” amigos: ahí le pregunté de todo. Y, de nuevo, en mi primera pregunta me dijo: ¿Sabés el concepto de talento? ¡Le dije no! Me respondió esto, que despues lo corroboré en el diccionario: “conjunto de facultades tanto artísticas como intelectuales”, “persona muy inteligente o destacada en una actividad”.

Con esta definición de talento, sumado a sus otras enseñanzas y mi inquietud de querer tener muchos talentosos en mis equipos, empecé a buscar y construir jugadores talentosos desde esta óptica y variables. Lo puse en práctica en estos años y el resultado fue positivo, trabajando, desarrollándolo desde distintos lugares, con distintos jugadores.

Entonces, por haber entrenado muchos jugadores que hoy son considerados a nivel profesional como “destacados jugadores”, creo que ser talentoso se logra desde las siguientes variables:

Deseo y querer ser: Maradona, en un reportaje a los 12 años, mientras hacía jueguito, dijo: “Quiero ser jugador de fútbol para comprarle una casa a mi familia y sueño con jugar en la selección”. El querer ser alguien desde un lugar, oficio, profesión o deporte es la primera variable para conseguirlo y desarrollar el talento para ser destacado.

Inteligencia: La misma es sinónimo de conocimiento. ¿Y cómo se consigue conocer en un medio? Mirando, practicando, estando, leyendo, pensando, dedicando todo el tiempo a eso. Eso es inteligencia en un ámbito. Ir al colegio se los aconsejo a todos: hace que la interpretación y aplicación de lo captado sea mayor teniendo el hábito del estudio, pero no asegura ser el mas inteligente en un lugar o meta especifica. Sintesis: el más inteligente es el que más conoce de la situación en cuestión y es determinante para ser talentoso.

Lo situacional: ¿Quién es más inteligente? ¿Un chico del Amazonas de Brasil o un abanderado del primario de EE.UU.? Depende: en matemáticas, seguro el de EE.UU., pero  para cruzar un río embarrado, el otro. Lo que quiero decir es que Maradona es Maradona porque nació en Argentina y no en EE.UU., donde no se juega fútbol y no hay un hambre doble: el de ser futbolista y el de querer comer.

La preparación: Una vez entrado a lo especifico (deporte en este caso), entrenarse todos los días al máximo de las posibilidades desarrolla el talento y te mejora como jugador,  superando desafíos permanentes, la contracción al trabajo, la dedicación es fundamental para ser diferente y destacado.

Capacidades naturales: La talla, el peso, lo fisiológico, las habilidades naturales o la inteligencia rápida que depende de nuestro cerebro facilitan el talento. Y algunos de los mejores o artistas lo tienen desde su ADN.

Esta suma de variables y algunas muy finas que no puse, hacen a una persona talentosa en su medio, por ello se destaca, logra ser inteligente y el mejor.

No confundamos: el alto, el habilidoso, el saltarín o el que tiene buena técnica no es talentoso; sólo es una parte. Cuando unimos todas variables anteriores (deseo, querer ser, inteligencia, preparación, capacidades naturales) encontramos un jugador de básquet  talentoso. “Manu”, Jordan, Prigioni, Scola o quien ustedes consideren en su medio son eso.

Por lo escrito quiero dejar este mensaje: “El jugador más talentoso lo tenemos que construir entre todos, todos los días, todos quienes componemos el básquet: entrenadores, jugadores, padres, clubes, asociaciones, federaciones, familia. Y siempre con la energía de que la persona en cuestión quiera serlo”. Así podremos tener otra Generación Dorada, una camada que se gestó como lo describimos anteriormente.

Hasta la próxima.

Gustavo Miravet
Entrenador de San Martín de Marcos Juárez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s