El asistente técnico

En esta oportunidad les hablaré de un integrante del cuerpo técnico que muchas veces no se nota para el común de la gente, pero que para el equipo de trabajo resulta de vital y decisiva importancia.

Muchas veces se dice que el asistente técnico es un nexo entre el entrenador en jefe y los jugadores, y la verdad es que no lo creo asi. El asistente no tiene el titulo de “asistente técnico”. Es ante todo un entrenador de básquetbol, otro entrenador del equipo, alguien en quien la cabeza del cuerpo técnico delega muchas responsabilidades, todas fundamentales para la labor del el dia a dia del equipo, las jornadas laborales o las competencias propiamente dichas.

Lejos de las luces y trabajando para llamarlo de alguna manera “en las sombras”, la función principal del asistente técnico es LOGRAR QUE EL ENTRENADOR PRINCIPAL TENGA ÉXITO.

Para ello, se ocupa de cosas como por ejemplo estar dia a dia con el coach principal, con quien diagraman los entrenamientos de la semana y del mes. Muchas veces también con el preparador físico, para coordinar, de acuerdo a los que se hace basquetbolísticamente, lo que se trabajará en la parte física, para no sobrecargar de trabajo. Consigue videos de rivales para lograr que el entrenador principal haga el scouting o el mismo asistente lo realice y, de ese modo, tener todo listo para enfrentar al próximo rival y, por esa vía, programar la semana. Es siempre un apoyo para el entrenador, no sólo en lo basquetbolístico –como dice el refrán “Cuatro ojos ven mas que dos”–, sino también en lo anímico y emocional, ya que, como hablamos antes, su función es que el DT tenga éxito en su trabajo, sabiendo que el asistente sufre de la misma manera los momentos malos que el coach, pero éste no puede demostrar flaquezas, puesto que siempre tiene que ser positivo hacia el grupo de trabajo.

Es un apoyo fundamental para el entrenador principal: éste sabe que su asistente peleará codo a codo en todas las situaciones que se vayan produciendo a lo largo del camino.

Vemos que en nuestro país, de a poco, se le va dando mas importancia al asistente, pero pasa que, por necesidades económicas, éste no está reconocido como se lo debe. Se pierden grandísimos asistentes porque estos tienen que ser entrenadores en el equipo que sea para poder vivir o subsistir. Y se pierden grandes valores en un área que no es fácil conseguir buenos elementos.

Tenemos el ejemplo de la NBA, donde los asistentes son entrenadores que en otras temporadas o épocas fueron DT principales: al año siguiente pueden ser asistentes sin ningún inconveniente, y son más que respetados y valorados. Eso genera que el grupo de trabajo siempre haga su labor en completa armonía: hay un asistente principal y desde ahí se derivan distintas áreas.

Por ejemplo el legendario pívot de los New York Knicks Patrick Ewing, quien es asistente de Orlando Magic,  ocupándose del trabajo de los hombres grandes o internos: con esto quiero decir que uno de los más grandes pivots de todos los tiempos se siente orgulloso de su tarea y así se lo hacen sentir. En Europa pasa lo mismo, y creería que si nuestro país va por ese camino, sería el acertado.

Quise escribir esta columna por que el muchas veces menospreciado asistente técnico es un valor fundamental en el trabajo de un equipo. Y de alguna manera quería reconocerlo. Es un trabajador empedernido que tiene que estar las 24 horas a disposición del entrenador principal o del equipo, y con esto digo todo sobre la manera en que trabaja.

Hasta la próxima.

Claudio Arrigoni
Entrenador de Estudiantes de Río Cuarto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s