San Isidro, campeón de la Liga Cordobesa

Con una actuación soberbia, el equipo que dirige Daniel “Pirincho” Beltramo demostró ser el mejor equipo de la temporada.

COBERTURA ESPECIAL / WALTER KANQUI GARCÍA
ENVIADO A SAN FRANCISCO

En casa y ante su público, San Isidro de San Francisco se coronó Campeón de la Liga Cordobesa al derrotar a Instituto por 98–73, liquidando así la serie final por 4–2. Además, el conjunto del este provincial, también se ganó el derecho de participar de la Liga Nacional B en la próxima temporada.

El comienzo del partido mostró un San Isidro algo ansioso, perdiendo muchas pelotas y quedando a merced de la Gloria, que rápidamente, jugados apenas 4 minutos, establecía una brecha importante (14- 4). Por entonces, el conjunto de Javier Anuch lastimaba desde el perímetro con  Juan Seia que, otra vez, parecía tener una jornada de alta efectividad (2/2 en triples) y desde la pintura con Ignacio Magallanes (6 puntos en el cuarto) que sorprendía atacando el aro con agresividad.

Precisamente esa agresividad albirroja bajo el cesto, provocaría que, a pocos minutos de comenzado el encuentro, Marcos Jovanovich tenga que dejar el campo de juego con dos faltas personales, siendo reemplazado por Roberto Acuña.

Justamente, el pivot que saltó desde el banco en el “Sani” sería el embanderado de la remontada local. Autor de 8 puntos en el cuarto, comandó un parcial de 10–1, y secando la ofensiva visitante en los últimos 2 minutos, cerró el parcial arriba por uno: 20–19. A partir de ese momento, todo pasó a ser de los “Halcones Rojos”.

En el segundo periodo, los locales ensayaron una marca más dura, intentando dificultar el traslado en las posesiones albirrojas (4 faltas de equipo para el local en 2 minutos jugados). Hasta aquí, objetivo cumplido: en la Gloria, cruzar la mitad de cancha era todo un tema, y en el ataque estacionado todo se reducía a la puntería de Seia (que marcó las primeras 8 unidades del cuarto para la Gloria). Por entonces,  Mauro Bulchi no podía transformarse en el factor desequilibrante que el equipo buscaba (recibió dos tapas de Acuña en ese cuarto y tuvo que esperar 17 minutos de tiempo neto de juego, para convertir sus dos primeros puntos).

Sin embargo, no todo era logística defensiva para el local. Jorge Toriano y José Gutiérrez eran los encargados de armar las ofensivas que muchas veces (10/16 en Tiros de campo en el cuarto) terminaban transformándose en puntos. Un doble sobre los 24 de Igancio Revellino (no falló en sus 4 intentos al aro en la primera mitad), más dos simples de Ariel Bernabei y un pick and roll tremendo entre Toriano y Marcos Jovanovich (todo en menos de dos minutos) le dieron la primera gran ventaja a los locales (40 – 31, a 3 minutos y medio del cierre de la primera etapa).

Luego un intercambio de goles (con la aparición de Lucas Saúl intentando quebrar la defensa), terminó cerrando el parcial con la misma diferencia para los locales: 51–42.

La vuelta al campo de juego no cambió el trámite del partido: un arranque de 8–3 para los “Halcones”, con triples de Revellino y Sebastian Rossi incluídos, establecía una diferencia más que importante (59 – 46), provocando así el delirio del público local que se acercó en gran número al estadio Severo Robledo.

Minutos más tarde, y con corte de luz en el tablero de por medio, otro parcial sentenció la suerte del partido: 14–2 para el conjunto de “Pirincho”, con 8 puntos de Bernabei (el capitán, sólo erró un doble en ese parcial), no dejaban opción a un Instituto que no encontraba respuestas, y comenzaba a mostrarse incómodo (perdía 73–51), repitiéndose en ataques desorganizados, alejaba la posibilidad de una futura reacción. El cuarto terminó favoreciendo a los locales por 29– 14, con un global de 80–56.

El último tramo sólo sirvió para completar el juego: San Isidro utilizaba sus posesiones hasta los últimos segundos, mientras los de la Gloria, presionaban el por compromiso a no darse por perdidos. Aún así, los “Halcones” lograron escaparse con un último parcial de 7–0, estableciendo un score final de 98–73.

De esta manera, culminó la 13° edición de la Liga Cordobesa. San Isidro no dejó dudas, ganó con total autoridad y ahora, festejos mediante, se preparan para volar en el ámbito nacional.

SÍNTESIS:

San Isidro (98):
Jorge Toriano 5, Ignacio Revellino 14, Sebastián Rossi 13, José Crespo 0 y Marcos Jovanovich 13 (FI) José Gutierrez 10, Luis Martina 6, Federico Perret 5, Ariel Bernabei 20, Roberto Acuña 12. DT: Daniel Beltramo.

Instituto (73): Lucas Saúl 12, Matías Carrizo 7, Juan Seia 24, Ignacio Magallanes 6 y Mauro Bulchi 4 (FI) German Colli 8, Leonardo Ruiz Díaz 2, Javier Skisbki 4, Fernando Ghella 6, Rodolfo Fontana 0, Juan Cavagliato 0. DT: Javier Anuch

PARCIALES:
San Isidro 20 – Instituto 19; 51 – 42 (31 – 23); 80 – 56 (29 – 14); 98 – 73 (18 – 17).

ÁRBITROS:
Gabriel Tarifeño, Oscar Martinetto y Alejandro Zanabone.

APUNTES:

Los números: San Isidro marcó 34/45 en libres, 20/36 en dobles, y 8/27 en triples. Mientras que Instituto encestó 17/21 en simples, 16/30 en dobles y 8/29 en triples.

Siempre están:
Ariel Bernabei y Sebastián Rossi, fueron (junto a Juan Seia, en la visita) los únicos que marcaron puntos en cada uno de los cuartos del partido.

La figura:
Ariel Bernabei anotó 20 tantos producto de 10/10 en simples, 2/5 en dobles y 2/5 en triples.

AUDIO

La palabra de Ariel Bernabei. El capitán contó sus primeras sensaciones trás la consagración…

FOTO: Walter Kanqui García

En casa y ante su público, San Isidro de San Francisco se coronó Campeón de la Liga Cordobesa al derrotar a Instituto por 98 – 73, liquidando así la serie final por 4 – 2. Además, el conjunto del este provincial, también se ganó el derecho de participar de la Liga Nacional B en la próxima temporada.

El comienzo del partido mostró un San Isidro algo ansioso, perdiendo muchas pelotas y quedando a merced de la Gloria, que rápidamente, jugados apenas 4 minutos, establecía una brecha importante (14- 4). Por entonces, el conjunto de Javier Anuch lastimaba desde el perímetro con  Juan Seia que, otra vez, parecía tener una jornada de alta efectividad (2/2 en triples) y desde la pintura con Ignacio Magallanes (6 puntos en el cuarto) que sorprendía atacando el aro con agresividad. Precisamente esa agresividad albirroja bajo el cesto, provocaría que, a pocos minutos de comenzado el encuentro, Marcos Jovannovich tenga que dejar el campo de juego con dos faltas personales, siendo reemplazado por Roberto Acuña.

Precisamente el pivot de el “Sani” sería el embanderado de la remontada local. Autor de 8 puntos en el cuarto, comandó un parcial de 10 – 1, y secando la ofensiva visitante en los últimos 2 minutos, cerró el parcial arriba por uno: 20 – 19. A partir de ese momento, todo pasó a ser de los “Halcones Rojos”.

En el segundo periodo, los locales ensayaron una marca más dura, intentando dificultar el traslado en las posesiones albirrojas (4 faltas de equipo para el local en 2 minutos jugados). Hasta aquí, objetivo cumplido: en la Gloria, cruzar la mitad de cancha era todo un tema, y en el ataque estacionado todo se reducía a la puntería de Seia (que marcó las primeras 8 unidades del cuarto para la Gloria). Por entonces,  Mauro Bulchi no podía transformarse en el factor desequilibrante que el equipo buscaba (recibió dos tapas de Acuña en ese cuarto y tuvo que esperar 17 minutos de tiempo neto de juego, para convertir sus dos primeros puntos).

Sin embargo, no todo era logística defensiva para el local. Jorge Toriano y José Gutiérrez eran los encargados de armar las ofensivas que muchas veces (10/16 en Tiros de campo en el cuarto) terminaban transformándose en puntos. Un doble sobre los 24 de Igancio Revellino (no falló en sus 4 intentos al aro en la primera mitad), más dos simples de Ariel Bernabei y un pick and roll tremendo entre Toriano y Marcos Jovanovich (todo en menos de dos minutos) le dieron la primera gran ventaja a los locales (40 – 31, a 3 minutos y medio del cierre de la primera etapa). Luego un intercambio de goles (con la aparición de Lucas Saúl intentando quebrar la defensa), terminó cerrando el parcial con la misma diferencia para los locales: 51 – 42.

La vuelta al campo de juego no cambió el trámite del partido: un arranque de 8 – 3 para los “Halcones”, con triples de Revellino y Sebastian Rossi incluídos, establecía una diferencia más que importante (59 – 46), provocando así el delirio del público local que se acercó en gran número al estadio Severo Robledo.

Minutos más tarde, y con corte de luz en el tablero de por medio, otro parcial sentenció la suerte del partido: 14 – 2 para el conjunto de “Pirincho”, con 8 puntos de Bernavei (el capitán, sólo erró un doble en ese parcial), no dejaban opción a un Instituto que no encontraba respuestas, y comenzaba a mostrarse incómodo (perdía 73 – 51), repitiéndose en ataques desorganizados, alejaba la posibilidad de una futura reacción. El cuarto terminó favoreciendo a los locales por 29 –  14, con un global de 80 – 56.

El último tramo sólo sirvió para completar el juego: San Isidro utilizaba sus posesiones hasta los últimos segundos, mientras los de la Gloria, presionaban el por compromiso a no darse por perdidos. Aún así, los “Halcones” lograron escaparse con un último parcial de 7 – 0, estableciendo un score final de 98 – 73.

De esta manera, culminó la 13° edición de la Liga Cordobesa. San Isidro no dejó dudas, ganó con total autoridad y ahora, festejos mediante, se preparan para volar en el ámbito nacional.

SÍNTESIS:

San Isidro (98): Jorge Toriano 5, Ignacio Revellino 14, Sebastián Rossi 13, José Crespo 0 y Marcos Jovanovich 13 (FI) José Gutierrez 10, Luis Martina 6, Federico Perret 5, Ariel Bernabei 20, Roberto Acuña 12. DT: Daniel Beltramo.

Instituto (73) Lucas Saúl 12, Matías Carrizo 7, Juan Seia 24, Ignacio Magallanes 6 y Mauro Bulchi 4 (FI) German Colli 8, Leonardo Ruiz Díaz 2, Javier Skisbki 4, Fernando Ghella 6, Rodolfo Fontana 0, Juan Cavagliato 0. DT: Javier Anuch

PARCIALES: San Isidro 20 – Instituto 19; 51 – 42 (31 – 23); 80 – 56 (29 – 14); 98 – 73 (18 – 17).

ÁRBITROS: Gabriel Tarifeño, Oscar Martinetto y Alejandro Zanabone.

APUNTES:

Los números: San Isidro marcó 34/45 en libres, 20/36 en dobles, y 8/27 en triples. Mientras que Instituto encestó 17/21 en simples, 16/30 en dobles y 8/29 en triples.

Siempre están: Ariel Bernabei y Sebastián Rossi, fueron (junto a Juan Seia, en la visita) los únicos que marcaron puntos en cada uno de los cuartos del partido.

La figura: Ariel Bernabei anotó 20 tantos producto de 10/10 en simples, 2/5 en dobles y 2/5 en triples.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s