Gabini y Atenas: las vueltas de la vida

Roberto Gabini vuelve a jugar en Atenas, el equipo que, según dice, lo dejó marcado. Curiosamente, el verde fue su último rival antes de irse a Europa, cuando perdió con Boca ante el Griego y su amigo Bruno Lábaque lo hizo salir por cinco faltas. El recuerdo de ambos, en una producción especial.

Gabini en AtenasGabini, con la Nº 4 de Atenas, en la temporada 2000/01.

Tuvo una recuperación asombrosamente rápida. A 79 días de haber sido operado por el desprendimiento del pectoral mayor derecho, y cuando las primeras estimaciones decían que estaría alejado de la competencia entre cuatro y seis meses, Roberto Gabini saltará a la cancha este domingo, ante La Unión de Formosa, con la camiseta Nº 22 de Atenas.

Curiosamente, el nicoleño jugó su último partido en Argentina ante el Griego, antes de emigrar a Europa: fue el 25 de junio de 2003, en el Polideportivo Carlos Cerutti, cuando su equipo, Boca Juniors, cayó ante Atenas en dos tiempos suplementarios, en el cierre de una final que quedó en manos de los cordobeses por 4-2, luego de levantar por primera vez en la historia una serie decisiva que estaba 0-2 en contra.

Aquel fue un partido intenso, dramático, y quedó marcado, además, porque Bruno Lábaque sacó a Gabini del partido: en un contraataque esperó el contacto, logró el doble y la falta, y vio cómo el jugador que entonces vestía la camiseta Nº 9 de Boca se iba al  banco por cinco infracciones. Fue un instante clave de aquel partido (podés leer el comentario de La Voz del Interior de ese juego) y ahora los dos lo recuerdan con una sonrisa, ya que pocos meses después fueron compañeros en el Rímini de Italia, en la primera experiencia en el exterior para ambos.

Gabini con BocaGabini, en Boca, en su último juego en el país, el 25/6/2003.

“Perder una final no le gusta a nadie, pero fue una serie linda, intensa. Y Atenas fue más equipo. Tenían jugadores muy ganadores y de una mentalidad muy fuerte, como Bruno (Lábaque), ‘Pichi’ (Campana), Lo Grippo y también ‘Mati’ (Lescano, actual compañero)”, rememora Gabini.

“Fue la noche que más me marcó a nivel personal en el básquet, con aquellos famosos tres tiros libres. Además, lo saqué a Roberto por cinco faltas. Lo recordamos siempre, porque a los pocos días estábamos jugando juntos en Italia. Fue un contragolpe, me iba solo en bandeja y esperé el contacto; cuando èl me contacta, tiro la pelota y es doble y falta. Se fue re caliente al banco”, recuerda Lábaque.

En 2000/01, los dos habían compartido equipo en el Atenas que se quedó por primera vez sin llegar a semifinales. Más allá del resultado, ambos recuerdan con cariño aquella época. “Fue el primer paso por un club grande, que apuntaba a ganar un campeonato, y aprendí mucho de jugadores como Marcelo Milanesio y de un club serio como éste. Lamentablemente no tuvimos un final feliz, porque fue un año difícil, pero mi carrera hizo un clic”, dice Gabini.

“Tengo los mejores recuerdos de él como compañero en Atenas y en el Rímini. Nos hicimos muy amigos por compartir mucho. Y la primera experiencia en Europa fue con él. Estábamos todo el tiempo juntos y tenemos una muy linda amistad”, plantea Bruno.

Gabini con BrunoLábaque-Gabini, una sociedad que vuelve al ruedo.

Sobre lo que podrá aportarle al equipo, Gabini sostiene que lo suyo será lo de siempre: intensidad, potencia, voluntad de trabajo. “Seré un guerrero más. Quiero insertarme rápido en el grupo y sé que tengo que integrarme yo a ellos y no ellos a mí. El equipo está muy bien y eso hace que yo esté muy sereno, con mucha calma”, subraya.

“Roberto va a aportar experiencia, calidad… Es muy buen defensor de los hombres altos, tiene gran juego físico, cortina muy bien y tiene mucha experiencia. Es un toque de calidad que siempre resulta importante para cualquier equipo”, agrega Lábaque.

Luego, el ala-pivot remarca que, más allá del golpe que significó la lesión y el paso por el quirófano, no se desmoronó en ningún momento. “Soy una persona muy optimista. Fue un golpe duro estar parado las dos primeras semanas, pero apenas empecé la fisioterapia sólo pensaba en ponerme bien físicamente y estar listo para jugar. Sabía que no iban a ser cuatro ni seis meses, sino uno y medio o dos. Lo que pasó ya pasó. Por suerte el equipo va bien y eso ayuda a que uno esté tranquilo”, sostiene.

Para el final, la pregunta cantada. ¿Se calzará la musculosa 22 porque es el número del “Loco”? Hay algo de eso, pero él considera que otra razón tiene aun más peso. “Es un número que me identifica. Lo empecé a usar cuando jugué en el Tau de España. Pero lo principal es que es el día del cumpleaños de mi hermano. Eso es esencial. También es ‘el Loco’ y siempre me lo han dicho… En definitiva, es un número que me gusta. Me siento a gusto con el 22”.

Fotografías: Gentileza Archivo La Voz del Interior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s