Zanotti, el paraguayo-italiano que nació en Sudáfrica y estudió Medicina Deportiva en EE.UU.

Zanotti
No es, por cierto, una persona con una historia típica. Ni, tampoco, un basquetbolista salido de un molde. Bruno Zanotti, uno de los tres extranjeros de Nueve de Julio de Río Tercero, es paraguayo y también tiene la nacionalidad italiana, aunque nació en Durban, Sudáfrica, donde su padre estaba haciendo una pasantía. Pero no sólo eso: su carrera registra pasos por el básquetbol universitario de Estados Unidos (Merrimack College) y por ligas de Italia (Bipop Carire Reggio Emilia, en la Lega A, y Fileni Jesi, en la Lega Due) y de Suiza (Hérens Sion), antes de recalar en Argentina, primero en Regatas Corrientes y, ahora, en el equipo riotercerense. ¿Hay más? Sí, hay más: el escolta o alero de 28 años y 1,97 metro es Licenciado en Medicina Deportiva, para cumplir con el legado familiar que decía que estudiar era prioritario, más allá de lo que pudiera hacer en deporte.

–Sos paraguayo y también tenés nacionalidad italiana, pero naciste en Sudáfrica. ¿Cómo es eso?
–Mi papá estuvo haciendo una pasantía en Sudáfrica durante cinco años y en ese período nací yo, el único extranjero de mi familia. Estuve hasta los tres años, así que no me quedaron memorias de Sudáfrica: sólo fotos y relatos. Luego volvimos al Paraguay, estuve ahí hasta 2002, cuando me salió un intercambio en los Estados Unidos: viví con una familia americana durante un año cerca de Boston y ahí tuve la suerte de conseguir una beca para ir a jugar a una Universidad cercana. En total estuve 5 años: ya conocía lugares, gente y me sentía muy cómodo. Luego de esa muy buena experiencia universitaria, me surge la posibilidad de ir al basquetbol europeo: estuve un año en Italia, en el 2007 me fui a Suiza y jugué otro año ahí para luego volver a Sudamérica, un año en Corrientes y ahora acá en Río Tercero.

–¿Y en qué parada estás? ¿Tu idea es afincarte en Sudamérica o querés seguir viajando?
–Es una pregunta que yo mismo me planteo, porque son muchos años viajando y lejos de la familia, pero al mismo tiempo me encanta conocer nuevos lugares y culturas. Estoy muy contento acá en la Argentina. Me gustaría poder afianzarme a nivel profesional en esta Liga pero tampoco rechazaría volver a Europa: allá las ligas son muy intensas y es una linda zona para vivir. Estoy abierto a las posibilidades que se puedan abrir el próximo año, pero estoy contento acá, cerca de mi familia y en una Liga muy competitiva

–Lo bueno es que has podido estudiar y no solo llevar a cabo una carrera basquetbolística
–Mis viejos siempre me inculcaron que la educación es lo mas importante, que era lo prioridad y que luego el deporte me daría otras satisfacciones. De chico quería hacer una carrera deportiva y tuve la suerte de combinarlo. Acá en Sudamérica es muy difícil hacer una carrera universitaria y jugar a nivel profesional, pero en Estados Unidos pude hacer ambas cosas: jugar en un nivel alto como es el universitario, y estudiar medicina deportiva, la parte de rehabilitación y kinesiología, algo que siempre me interesó, seguramente influenciado por mi viejo, que es médico.

–¿Esos conocimientos te ayudaron en tu carrera basquetbolística?
–Creo que me sirvió muchísimo a nivel personal, para evitar lesiones, en lo que tiene que ver con prevención, mantenerme bien físicamente, cómo alimentarse, y cosas así. Ojala pueda seguir con eso como una  profesión.

–¿Cómo está el basquetbol en Paraguay?
–El deporte en si va creciendo de a poco, es un país futbolístico y después está el resto, pero el básquet viene creciendo desde hace unos cinco o seis años, aunque la Liga Nacional está en etapas iniciales. Tenemos gente que está empezando a apoyar el deporte económicamente y podemos darnos el lujo de traer americanos de buen nivel: eso habla bien de Paraguay, que, de a poco, va creciendo. También a nivel selección estamos mejorando. Tuvimos una buena presentación en el último Sudamericano y después fuimos invitados por primera vez al Súper 4 en Salta, donde le ganamos a Brasil.

–¿Cuál crees que es el aspecto más significativo y característico de la Liga Nacional de Argentina?
–Lo que puedo rescatar, y que es muy positivo, es el nivel en el que se juega aquí, que es muy alto. Tuve la suerte de estar en varias ligas, y ésta no tiene nada que envidiarle a ciertas ligas europeas. Este año estamos viendo la vuelta de varios jugadores de jerarquía y trayectoria, y eso simplemente eleva el nivel del básquet argentino, que sigue creciendo. También me parece que está muy bien organizado

–¿Qué fue lo que mas peso en tu decisión de venir a Nueve de Julio, sabiendo que no iba a ser fácil la lucha por la permanencia?
–Sabía que Nueve iba a ser una experiencia nueva, con su primera incursión en la máxima competencia y eso fue muy motivante para mí. Tome como un gran desafío la posibilidad de hacer algo importante con un club nuevo. Por lo que me habían comentado era una organización sin experiencia de Liga pero que trabajaba muy bien y en una ciudad que siempre está apoyando al básquet.

Foto: Prensa 9 de Julio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s