Viaje a las estrellas / Luis Emilio Villar

Mily Villar
Villar, MVP 1988 y 1989, recuerda la “prehistoria” del Juego de las Estrellas

No. El Juego de las Estrellas no es, para él, un recuerdo más. Hay que remontarse a la “prehistoria” del Juego para ubicarse en contexto: saber que él, Luis Emilio Villar, un pibe de 21 años, llegó a la primera edición, jugada en el Súper Domo de Mar del Plata, con la ilusión de que las grandes estrellas de la época se hicieran recuerdo en forma de autógrafo y regresó a casa enloquecido, con un premio de MVP que le costaba creer. Al año siguiente, en Córdoba, no sólo repitió el MVP, sino que también se llevó el Concurso de Volcadas de un Juego que, en su 23ª edición, volverá a la Docta, el 12 y el 13 de marzo próximos.

“Esos dos primeros Juegos fueron muy importantes en el desarrollo de mi carrera, porque me generaron una confianza muy grande. Sobre todo en el primero: yo iba a pedir autógrafos y de pronto me encontré con que le gané el MVP a “Chocolate” Raffaelli, a Miguel Cortijo, al “Gigante” González, a Diego Maggi o a Hernán Montenegro, que eran tipos que estaban varios escalones arriba. Es más, yo creo que ese primer Juego me posicionó para ser convocado nuevamente a la selección”, grafica “el Mily”.

Aquella “prehistoria” del Juego marca momentos particulares. Un abismo en la concepción con que hoy se lo conoce. “Del primer Juego recuerdo el viaje, en un Renault 12 que le acababa de entregar Atenas a Marcelo Milanesio. Fuimos con Marcelo, ‘Pichi’ (Campana) y ‘Quico’ Pistelli (amigo de la infancia de Marcelo Milanesio). Hicimos el viaje Córdoba-Mar del Plata de noche y, como era nuevo, Marcelo pedía que le cuidáramos el auto. Pero él hizo 50 kilómetros y le dio sueño, así que lo agarró ‘Pichi’. Los demás nos dormimos unas seis horas… y cuando nos despertamos ¡estábamos a 200 kilómetros de Mar del Plata! ‘Pichi’ lo había llevado a 150 ó 160 kilómetros, a todo lo que daba. El ruido a lata que hacía ese auto al volver…”, rememora.

En cuanto a la competencia, Villar recalca que era todo a pulmón y casi desconocido para los protagonistas y para el público. “Era todo muy básico, muy a pulmón: llegábamos en auto y ahí nos daban la plata de la nafta. ¡Imaginate! Para poder hacer el primer Juego se hizo un torneo comercial en los días previos, donde cada sponsor tenía un equipo con algunos jugadores del Juego. Se hizo en el Súper Domo, fue todo muy nuevo, hasta rústico, inclusive tengo el recuerdo que se jugó con poca luz. Al campeonato de volcadas lo ganó ‘el Chuni’ Merlo y era con volcadas que hoy los pibes hacen en la entrada en calor”, describe.

¿Y cómo fue ir sin más ilusión que estar entre las estrellas y volver con el MVP en las manos? “Fue muy loco todo. Era un jugador que recién estaba surgiendo. Iba a ver de qué se trataba y venirme con el premio de MVP era algo que no podía dimensionar”, subraya aquel muchacho que venía de jugar dos temporadas de Liga Nacional en Asociación Española de Córdoba y que pronto iniciaría su carrera en River Plate.

“Me gusta remarcar lo que fue la vuelta. ¡La alegría de Marcelo y ‘el Pichi’ porque yo traía el trofeo de MVP! Creo que paramos como 20 veces en la ruta para brindar. Y eso habla del compañerismo de ellos, que eran más grandes pero estaban tan felices como yo”, añade.

En Córdoba, un año más tarde, se llevó también el Concurso de Volcadas, aunque la anécdota de aquel torneo lo lleva irremediablemente a una carcajada. “Fue raro, porque gané el campeonato de volcadas por ser Villar, el último por orden alfabético. Eran tres volcadas por cada participante y todos estaban delante de mí, incluido Hugo Sconochini. Todos hicieron volcadas más lindas, más completas, pero fallaron alguna. Entonces, como era el último, cerré con una volcada ‘pedorra’ y no arriesgué nada, así que la gente me puteaba un poco… ¡Pero yo gané el concurso! Ja”, se divierte.

“En las dos primeras volcadas hice algún firulete: en esa época saltaba algo. Ja. En la última, por miedo a fallar, hice una volcada con las dos manos de frente; me colgué del aro y le puse algo de circo, pero se notó que era una volcada para asegurar. Fui el único ganador del concurso de volcadas silbado. Bah, me aplaudían porque era de Córdoba y me silbaban por cagón, por no haber arriesgado. Jaja”, agrega entre risas.

Después, con Nelio Badaloni como ganador del Concurso de Triples, “el Mily” se llevaría el MVP. “Era por rendimiento de acuerdo a la planilla, y lo mío había sido muy completo, así que también me gané el MVP e hice doblete en Córdoba. No podía pedir más”, sintetiza.

El lleno del Súper Domo y del Polideportivo General San Martín (luego bautizado Carlos Cerutti, el pivot que inclusive participó del Juego de 1989 y falleció en 1990) fue un dato que también quedó en la memoria de Villar. “Me impresionó eso. En Mar del Plata se quedó gente afuera y creo que en Córdoba también. Y eso que ni siquiera se sabía muy bien qué era. El público iba más por curiosidad que por otra cosa, pero llenó las dos canchas”.

La ubicación en el calendario de los primeros Juegos también deja una señal que, ahora, resulta extraña: al jugarse en enero, y teniendo en cuenta que la Liga iba de abril a diciembre (recién después del Mundial 1990 comenzó a jugarse en consonancia con las ligas más importantes del planeta), significaba una oportunidad de “mostrarse” e, inclusive, de buscar trabajo. “En esa época, el Juego no era sólo un show como ahora. Íbamos y jugábamos. No era el concepto de hoy, donde es un show y un momento de diversión. En ese momento hasta te servía para buscar laburo”, destaca “el Mily”.

Foto: reproducción de lo publicado por La Voz del Interior al día siguiente del Juego de las Estrellas 1989.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s