Atenas ganó, esperó con angustia y sacó pasaje doble: a cuartos de final y al torneo Interligas

Gerbaudo y RiveroFestejan Gerbaudo y Rivero. Atenas se metió en cuartos.

El juego ya había terminado, pero del Cerutti no se movió casi nadie. En el aire sólo se respiraba incertidumbre, ansiedad, angustia y, sobre todo, sufrimiento. Los jugadores, en ronda en el medio del campo, esperaban la mejor noticia. Y finalmente, el estadio estalló cuando Boca terminó por darle una mano al Griego. Fue el mayor festejo de la noche. Las derrotas de La Unión y Lanús, más la victoria de Atenas ante Quimsa 91-71, formaron el combo perfecto para que el verde se instalara directamente en los cuartos de final. Y junto con el desahogo, llegó la yapa: el pasaje a jugar nuevamente el Torneo Interligas, esta vez en Brasil, del 15 al 17 de marzo. Completo.

Ante tanta vorágine, olvidado parece haber quedado el triunfo del verde. Pero sin la victoria, nada hubiese logrado. Y todo arrancó demasiado parejo. El local, siendo inteligente, comandado por Diego Gerbaudo (otra vez salió desde el arranque ante la ausencia de Bruno Lábaque) y Matías Lescano (7 puntos y 5 asistencias). Quimsa se hizo fuerte en el poste bajo y con un inspirado Federico Marín (11 tantos, 8 en el primero), fue llevando el partido con cierta tranquilidad. Sebastián González, DT de Atenas, tal como sucedió en Santiago del Estero, rápidamente comenzó a mover el banco (ingresaron Rivero, Orlietti, Barovero y García).

El segundo cuarto lo compartieron. Los dirigidos por Carlos Romano arrancaron como para llevarlo por delante con un parcial de 8-3 (para escaparse 28-23), pero el local reaccionó y lo pudo levantar. Empezó a circular bien la bola, atacó con claridad y logró romper la primera línea. Con una enorme tarea de la dupla Williams (15 puntos y 6 rebotes) y García (10 tantos y 3 recuperos), comenzó a adueñarse del poste bajo y con una ráfaga de 11-3 lo dio vuelta antes del cierre (terminó 40-37), cuando paradójicamente Gerbaudo (18 puntos y 5/8 en triples), descansaba y Atenas jugaba sin armador natural.

Luego del descanso, los santiagueños entraron dormidos. Perdieron tres bolas seguidas en ataque y se quedaron sin reacción en defensa. Los cordobeses comenzaron a correr y lograr tener segundas opciones. Gregory Lewis (figura con 19 puntos y 11 rebotes), se empezó a comer la defensa de Quimsa, y con un gran parcial (13-2) sacó la máxima y se disparó 53-39. Un mal cierre hizo que el visitante, desde el perímetro (53% de eficacia), cerrara el tercer cuarto con vida (abajo 56-60).

El arranque mismo del segundo tiempo decretó el final. Lewis se cargó el equipo al hombro apenas comenzado el último capítulo, metió 7 puntos en 2 minutos e inclinó la balanza definitivamente (se adelantó 75-62). A partir de ese momento, le bastó con defender con dureza, actitud, para comenzar a poner la oreja en la radio.

En Córdoba ya se había cumplido la primera parte, sólo restaba esperar el complemento, que posteriormente llegó. Y con las mejores noticias: Atenas logró su clasificación en forma directa y además, volverá a jugar un torneo internacional. Locura en barrio General Bustos. Felicidad absoluta en el Cerutti.

ENTREVISTA CON MATÍAS LESCANO

ENTREVISTA CON SEBASTIÁN GONZÁLEZ

Planilla Atenas-Quimsa

Lewis, de NachoLewis volvió a ser figura: metió 19 puntos y bajó 11 rebotes.

Fotos: Gentileza Ignacio Niño / Especial para Básquetblog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s