La NBA 2010/11 bajó su persiana para los argentinos

Manu
Con la sorpresiva eliminación de San Antonio Spurs y Emanuel Ginóbili a manos de Memphis Grizzlies, la temporada se terminó para los cuatro representantes de la Generación Dorada en la mejor liga del mundo. Un repaso de lo hecho por “Manu”, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Luis Scola.

Luego de conseguir el N° 1 del Oeste (se le escapó por un cachito el “1” general), San Antonio Spurs parecía recobrar su ilusión de llegar al codiciado anillo NBA. Sin embargo, el equipo del argentino Emanuel Ginóbili cayó el viernes ante Memphis 99-91, perdió su serie 4-2 y terminó su temporada muchísimo antes de lo que cualquiera hubiera imaginado. Todos pensaban que los Grizzlies serían duros pero, al mismo tiempo, que no tenían muchas posibilidades de ganarles la serie, sobre todo por el nivel demostrado por los Spurs en la fase regular. Se encendió la alarma en el primer partido: lo perdieron en casa y la ausencia de “Manu” fue fundamental. Cuando regresó el bahiense, en el segundo juego, ya era tarde: Memphis, que nunca había ganado siquiera un juego de playoffs (¡no una serie, sino un partido!), logró lo que quería: robó ese triunfo en tierras ajenas y no perdió ninguno de los tres en casa.

Para Ginóbili fue una temporada irregular. Tuvo un excelente comienzo, en el primer tercio de la fase regular: llegó a promediar cerca de 20 puntos por juego, pero poco a poco fue decayendo, en especial porque elevó su nivel Tony Parker. Cabe destacar que “Manu” siempre, en los buenos y malos momentos, fue el motor del equipo, el jugador determinante. Más que Parker y Duncan (sus socios en el tridente clave de los Spurs). Por algo, las pelotas decisivas estaban en las manos del número 20. En casi todos los rubros tuvo buenos números: promedió, sumando la fase regular y los playoffs, 17,6 puntos, 4,9 asistencias, 3,7 rebotes, 1,6 robos y 0,4 tapas en 30,6 minutos, con 43% en cancha, 35% en triples y 86% en libres. Solo puede criticarse su porcentaje de tres puntos. Fue el máximo anotador de su equipo en la temporada regular (17,4) y el mejor en los playoffs (21,4). La perla de Ginóbili este año fue el tiro encestado sobre la chicharra contra los Bucks, que le dio el triunfo a su equipo en el último segundo.

Poco antes que los Spurs, “el Chapu” Nocioni también finalizó su participación en esta temporada: los Sixers perdieron 4-1 contra Miami Heat. Dwyane Wade, LeBron James y compañía fueron mucho para los Sixers y cumplieron con lo pronosticado. El argentino participó en un solo juego de la serie (el primero, y no anotó puntos en 10 minutos jugados). Para él fue una temporada dura: tuvo muy poca participación, incluso cuando estaba sano. De todas maneras, fue de mayor a menor: comenzó jugando algunos minutos (17 partidos de titular) pero decayó con las lesiones y decisiones técnicas, hasta que terminó casi sin jugar. Sus números fueron los siguientes: 6,1 puntos, 3,1 rebotes, 0,8 asistencias, 0,3 robos y 0,3 tapas en 17,2 minutos, con 42,6% en cancha, 35% en triples y 80% en libres.

Milwaukee Bucks, el equipo de Carlos Delfino, se quedó con las ganas de jugar playoffs. Tuvo la oportunidad en temporada regular de, al menos, alcanzar la octava plaza en el Este, pero perdió dos partidos claves por diferencia de un punto cuando terminaba la fase regular, uno de ellos contra Indiana, que fue, finalmente, el que se clasificó octavo. La temporada del santafesino fue más que aceptable: varias veces, “el Lancha” fue goleador de su equipo y de los juegos. Además, obtuvo un récord, al encestar ocho triples ante los Nets. Por su rendimiento, los Bucks ya ejercieron la opción de contratarlo una temporada más. Sus números fueron estos: 11,5 puntos, 4,1 rebotes, 2,3 asistencias, 1,6 robos y 0,2 tapas en 32, 4 minutos, con 39% en cancha, 37% en triples y 80% en libres.

Luis Scola tuvo una temporada más que aceptable en Houston Rockets. Sin la presencia de Yao Ming, “el Luifa” batalló solo cerca del aro. Lamentablemente, en la 2010/11 se rompió su racha de partidos consecutivos en la NBA: quedó en 330, por una lesión en su rodilla izquierda. Más allá de eso, su actuación fue muy buena y sacó su cara por el equipo demasiadas veces. Su franquicia quedó cerca de clasificarse en el octavo puesto en el Oeste, pero Memphis terminó allí. Salvo Kevin Martin (ayuda base), nadie acompaño de buena manera al ala-pivot argentino. Los números del porteño fueron los siguientes: 18,3 puntos, 8,3 rebotes, 2,5 asistencias, 0,6 tapas y 0,6 robos en 32,6 minutos, con 50% en cancha y 74%  en libres. Obtuvo, en total, 19 doble-doble.

Informe: Joaquín García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s