Atenas liquidó la serie ante La Unión y tendrá ventaja de localía frente a Quimsa en “semis”

WilliamsHombre determinante. Williams fue figura en Atenas.

Dejando todas las dudas de lado y logrando revertir sus equivocaciones del juego pasado, Atenas derrotó a La Unión de Formosa por 75-63 y selló su pasaporte a las semifinales de la Liga Nacional, instancia en la que enfrentará a Quimsa de Santiago del Estero, que bajó a Obras, el N° 1 de la fase regular. Con una gran defensa en casi todo el juego, otra actitud y exhibiendo todo el compañerismo y la solidaridad dentro del rectángulo, el elenco de barrio General Bustos se metió entre los cuatro mejores por 23ª vez en 27 temporadas y tendrá ventaja de campo en “semis”, ya que terminó en mejor posición que Quimsa.

El elenco ateniense no ganaba de visitante en cuartos de final desde la temporada 2003/04, cuando venció a Quilmes de Mar del Plata 86-73 el 2 de mayo de 2004, para liquidar su serie 3-1 en “la Feliz”. Luego sufrió 11 derrotas consecutivas en tierras ajenas, hasta soltar anoche el festejo en el Cincuentenario, el estadio en el cual ganó el Súper 8 en 2010.

Una posesión. Sólo eso tardó en demostrar, el conjunto cordobés, que el último juego había quedado atrás. Mostrando un gran cambio en todos los aspectos, el verde salió a revertir la pálida imagen mostrada en el tercer juego. Y el primer cambio estuvo desde el banco. Porque desde el comienzo, Atenas salió con Juan Manuel Rivero en lugar de Miguel Gerlero. A pesar de eso, el encuentro empezó con muchas imprecisiones. El local se impuso en el arranque de la mano de David Jackson (23 puntos y 7 rebotes en total), desde el perímetro, y Matías Ibarra (12 tantos y 2 robos), dañando en el armado.

Por el lado de Atenas, fue determinante lo de James Williams (terminó con 15 unidades y 13 recobres), que sigue demostrando que es una pieza fundamental en el poste bajo. Los formoseños lo terminaron cerrando a su favor 19-16, sin lograr escaparse en el marcador. Y fue un error. Porque los dirigidos por Sebastián González ajustaron la defensa, movieron mucho más la bola y encontraron los espacios para tirar con más comodidad. A su vez, en La Unión aparecieron las pérdidas y el nerviosismo. La desconcentración verde en la bola final de la primera parte, restando 2 segundos antes del descanso, hizo que Jackson achique la pequeña ventaja de Atenas (34-33).

El tercer período mostró lo mejor del verde. Con la aparición de Bruno Lábaque (9 puntos y 3 asistencias en el acumulado), en menos de 3 minutos Atenas metió un parcial de 8-0 para estirar la ventaja y comenzar a dispararse (41-33). Pero “el Pitu” Rivero (15 tanto con 4/6 en triples) no quiso desentonar y, a puro bombazo, sacó la máxima ventaja (55-40), con tres triples consecutivos. Mostrando una gran serenidad y tirándole toda la presión al local, el Griego le hizo sentir la obligación a los comandaos por Gabriel Piccato a medida que pasaban los minutos. A partir de ese momento, jugó con inteligencia, manejó los tiempos y se amigó del reloj para terminar de cerrar la persiana.

Un cambio rotundo y necesario en menos de 48 horas, hizo que Atenas vuelva a demostrar que a la hora de jugar cosas importantes hasta ahora casi nunca falló. Recuperó la autoestima, la confianza y se volvió a lucir como un verdadero equipo. Que tiene un objetivo muy claro: volver a jugar otra final.

JacksonMarca clave. Cuando logró frenar a Jackson, Atenas hizo negocio.

Planilla La Unión-Atenas

Fotos: Gentileza Prensa La Unión de Formosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s