Súper 4: el mismo amor, la mejor despedida

Después del retiro, Oberto volvió a jugar. Felicidad para la Generación Dorada.

La visita de la selección argentina llegó a su fin. Pero no cualquier final. Es que de la Generación Dorada siempre se puede esperar un poco más. El público cordobés no faltó a la cita: enamorado y seducido, colmó el Orfeo, expectante con ganas de ese poquito más. ¿Los jugadores?, claro está, no iban a decepcionar.

La noche prometía emoción desde el comienzo. Bastó que Fabricio Oberto ponga un pie en el parquet para que el público hiciera llover la primer ovación de la noche.

Nocioni alza la copa, Delfino y Jasen festejan a un costado y Ginóbili aplaude en el otro extremo. El paso de Argentina por Córdoba terminó en fiesta total.

Brillante defensa, mejor ataque, Argentina fue imparable. Del otro lado, Venezuela, que en la previa se asomaba amenazante, se desdibujó en minutos. No hubo partido. Fue una exhibición, un monólogo argentino, un concierto de pases, un canto al talento. Fue ese regalo especial, fue ese “plus”, fue ese “más” que siempre se debe esperar cuando estos jugadores se visten de celeste y blanco, cuando se pintan de dorados.

Delfino mostró su enorme talento en el Orfeo. Greivis Vásquez, la estrella NBA de Venezuela, sólo lo mira pasar.

Ovación tras ovación, esta historia de amor, no podría haber terminado mejor: campeones, apabullando a un respetable rival, en lo que todos coincidieron como el mejor partido desde que empezó la preparación. Ginóbili, el gran ídolo, brilló con luz propia. Oberto volvió y se llevó aplausos de la gente, afecto de sus compañeros y elogios de su entrenador. Y “Juampi” Figueroa, que tuvo sus minutos, mostró lo que puede hacer, mimado por el público cordobés. Y mil cosas más, colectivas e individuales, que estarán por siempre en la memoria de los basquetboleros de la Docta.

La Generación Dorada seguirá su marcha hacia el Preolímpico, conquistará nuevas ciudades y enamorará un nuevo público, pero como un amor de verano fugaz e inolvidable, de esos que dejan marcas, no se los olvidará por estos pagos. El público cordobés seguirá disfrutando de este romance, a la distancia, soñando con reencontrarse para que este amor dure un poco más.

Informe: Diego García

Fotos: Gentileza Ignacio Niño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s