Brasil, dirigido por el cordobés Rubén Magnano, frenó el andar de la Generación Dorada

Mientras todo Brasil festejaba, Magnano seguía dando indicaciones.

Era el partido más esperado. Para él y, quizá, también para Brasil. Sabía que era el único capaz de conseguir la hazaña. Conocía absolutamente todo. Cada una de las piezas, cada uno de los movimientos. Sólo restaba poder llevar adelante el plan. Y así lo hizo. Con un tremendo partido planteado por el cordobés Rubén Magnano, Brasil superó a Argentina por 73-71 y se quedó con uno de los clásicos más importantes del planeta. Además, le quitó el invicto a la Generación Dorada y puso en suspenso, más que nunca, los cruces de semifinales.

Antes de promediar el primer capítulo, el juego se encargó de marcar varias alertas para Argentina: estaba en penalización, “Manu” Ginóbili cargaba dos faltas personales y en Brasil ya habían convertido los cinco iniciales (con el perímetro como aliado). Si el conjunto nacional terminó arriba al entrar el descanso largo, fue por las individualidades de Luis Scola (concluyó siendo el goleador con 24 puntos) y Carlos Delfino y el bajón de los visitantes en los segundos finales. Nada más.

Andrés Nocion, que sufrió un esguince de tobillo en el salto inicial, no pudo seguir.

 El retorno marcó lo peor de Argentina en el Preolímpico. Las imprecisiones, el apresuramiento en las ofensivas, el poco uso de la inteligencia más la defensa que propuso Brasil (asfixiante casi todo el encuentro), fue demasiado para los conducidos por Julio Lamas. A su vez, apoyado en el triángulo compuesto por Marcelo Huertas, Rafael y Marcus Vinicius, Brasil dispuso, casi siempre, de lanzamientos cómodos. Además, le cerró los circuitos de juego a Argentina e hizo que la bola llegue a los jugadores menos aptos para el tiro.

Por si algo le faltaba, Andrés Nocioni sufrió un leve esguince de tobillo (pie derecho) en el salto inicial del juego y es toda una incertidumbre su presencia en los siguientes compromisos. Mañana, a las 18, Argentina buscará reponerse ante República Dominicana, recuperar la confianza y buscar terminar en la cima de las posiciones para enfrentar en semifinales, a priori, al rival más accesible.

SÍNTESIS:

Argentina (71): Pablo Prigioni 13, Emanuel Ginóbili 14, Carlos Delfino 12, Andrés Nocioni 0, Luis Scola 24 (FI), Juan Gutiérrez 2, Hernán Jasen 2, Fabricio Oberto 0 y Federico Kammerichs 4. DT: Julio Lamas.

 Brasil (73): Marcelo Huertas 17, Alex García 7, Marcus Vinicius 14, Guilherme Giovannoni 13, Tiago Splitter 1 (FI), Marcelo Machado 0, Rafael Hettsheimer 19, Vítor Benite 0, Rafael Luz 0, Augusto Lima 2. DT: Rubén Magnano.

 Parciales: 1° Argentina 17-Brasil 19, 2° 11-08 (28-27), 3° 19-26 (47-53) y 4° 24-20 (71-73).

 Árbitros: Sasa Pulk, Antonhy Jordan y Hernán Melgarejo.

Cancha: Polideportivo Islas Malvinas.

Foto: Ligateunafoto.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s