9 de Julio revivió en Comodoro y consiguió un triunfazo ante Gimnasia

Levantó vuelo. Emiliano Martina recuperó el nivel y pasó por arriba a la defensa local para sumar sus 18 puntos.

Lo había anunciado. El viernes, en la caída contra Boca, 9 de Julio de Río Tercero había mostrado signos de recuperación. Demostró que estaba vivo. Que tenía las ilusiones intactas. Seguía confiando, pese a las ausencias de Diego Gerbaudo y Pablo Orlietti y un pobrísimo balance general. Y, dos días después, esa perseverancia brindó sus frutos: en otro acto heroico –de esos que lo caracterizan-, “9” resurgió de las cenizas y venció a domicilio a Gimnasia de Comodoro Rivadavia por 62 a 57. Emiliano Martina –metáfora de la actualidad “patriota”- se sacó la mufa tras un inicio de temporada negro y lideró al equipo con 18 puntos.

Bipolar. Así se mostró el conjunto de Esteban De La Fuente en el arranque del juego. Combinando pasajes de efectividad y solidez defensiva con otros sin brújula ni reacción. Por eso, la ventaja que sacó en el primer cuarto (19-15) se esfumó en un ratito. Como si fuese arrojada quien sabe dónde por el viento sureño. Roberto Gabini, desde el banco, encabezó un parcial de 16 a 0 para los patagónicos, que cascotearon una defensa en zona y recuperaron la delantera. “Emi” Martina (11) y Tim Frost (8), antes del descanso, hicieron que el costo de esa “siesta” no sea mayor y mantuvieron en partido a “9” (34-28).

En el complemento, la ciclotimia continuó, pero se invirtió el orden. Lo peor de los riotercerenses se vio en el tercer cuarto: con bombazos de Santiago Scala y el goleo constante de Fernando Funes (sumó 16), los locales sacaron la máxima (48-35), mientras la visita apenas pudo anotar 8 puntos (48-36).

Antes del periodo decisivo, la bajísima efectividad de ambos equipos (Gimnasia lanzó para un 30% de cancha y 9 de Julio para un 37%) hacía que la diferencia valga su peso en oro. Pero claro: nadie tuvo en cuenta aquella bipolaridad. Tras la enorme meseta, el equipo riotercerense vivió su mejor momento. Martina siguió anotando, Frost volvió a pesar bajo el aro, Josimar Ayarza se amigó con la red y Gastón Torre (máxima valoración con 20) presionó a todos. Así, “9” metió un parcial de ¡26 a 9! y se quedó con un triunfazo -el tercero en la temporada-, que lo sacó del último lugar de la tabla. Con el corazón en la mano y sufriendo “como siempre”.

SÍNTESIS

Gimnasia Indalo (57): Pedro Franco 1, Fernando Funes 16, Cedric McGowan 10, Terrence Shannon 3, Andrew Feleey 3 (FI); Santiago Scala 11, Mariano Franco 6, Roberto Gabini 6, Diego Romero 1. DT: Marcelo Richotti.

9 de Julio (62): Gastón Torre 11, Martín Melo 1, Josimar Ayarza 7, Emiliano Martina 18, Tim Frost 12 (FI); Jaz Cowan 3, Gastón Luchino 10. DT: Esteban De La Fuente.

Parciales: 15-19; 19-9; 14-8; 9-26.

Árbitros: Diego Rougier y Javier Mendoza.

Estadio: Socios Fundadores.

> Foto: Ligateunafoto.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s