9 de Julio sufrió un duro golpe ante Gimnasia

Josimar Ayarza alternó buenas y malas para “9”, que se complicó para evitar los playoffs por la permanencia.

El sabor amargo tardará semanas en irse. Quedará, quizás, hasta el final de la temporada. Después de levantar heroicamente un desarrollo adverso por completo, 9 de Julio de Río Tercero falló en el cierre y cayó ante Gimnasia de Comodoro por 57 a 55. De esa manera, dejó pasar la oportunidad de alcanzar a los sureños en la ansiada duodécima posición e hipotecó muchas de sus chances para salir de los puestos de playoffs por el descenso.

Desde los primeros momentos, quedó claro que el “patriota” no iba a tener una noche fácil: a los dos minutos y monedas, Martín Melo atacó el aro, se torció su rodilla y no pudo regresar a la acción. Aprovechando la preocupación que despertó la lesión, Gimnasia se despegó en el marcador por primera vez y, dada la bajísima efectividad de ambos conjuntos (el local lanzó para un 34 por ciento en tiros de campo y la visita para un 30 por ciento) se mantuvo arriba por un doble antes del descanso largo (25-23).

En el complemento, si bien los porcentajes se mantuvieron por el piso en casi todos los rubros y las equivocaciones no decayeron -influyó la humedad-, el juego fue ganando en intensidad. Apoyado en Cedric McGowan y Devin Davis (13 puntos cada uno), Gimnasia sacó la máxima (45-33) y entró con una diferencia tranquilizadora al cuarto decisivo (45-36). Sin embargo, esa tranquilidad se esfumó en un ratito. ¿El motivo? El preferido del elenco riotercerense: la garra. Lanzándose literalmente de cabeza en cada pelota, con Gastón Torre liderando la “heroica” y el trío de americanos amigándose con el aro, el “patriota” concretó un parcial de ¡11 a 0! para pasar al frente (47-45). Bastaba con observar las tribunas, convertidas en una caldera, para comprender lo que transmitieron los jugadores en esa remontada, impensada solo unos minutos antes.

Por todo eso, la caída final resultó más dolorosa. A la pésima efectividad desde la línea de 6,75 (apenas 1/17 en triples) y algunas situaciones increíbles (Jaz Cowan, figura y goleador con 19, falló una volcada y una bandeja en soledad) se sumó un error determinante: con el partido igualado en 55 y a 5 segundos del final, Sam Clancy entendió mal una indicación y sorprendió a todos -hasta al mismísimo “Zeta” Rodríguez- al cortar con falta a Diego Ciorciari. El experimentado base convirtió sus simples, pero cometió otra falta incomprensible sobre Diego Gerbaudo, que no pudo mandar al suplementario y, así, los dos puntos se fueron para el Sur del país.

SÍNTESIS

9 de Julio (55): Diego Gerbaudo 6, Martín Melo 0, Josimar Ayarza 13, Jaz Cowan 19, Pablo Orlietti 1 (FI); Sam Clancy 7, Gastón Torre 4, Gastón Luchino 5, Emiliano Martina 0, Lucio Reinaudi 0. DT: Daniel Rodríguez.

Gimnasia de Comodoro (57): Diego Ciorciari 9, Fernando Funes 3, Cedric McGowan 13, Devin Davis 13, Ed Nelson 11 (FI); Federico Mansilla 3, Santiago Scala 2, Mariano Franco 0, Roberto Gabini 3, Diego Romero 0. DT: Marcelo Richotti.

Parciales: 15-15; 8-10; 13-20; 19-12.

Árbitros: Juan Fernández y Silvio Guzmán.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

> Foto: Ligateunafoto.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s