Agustín Ambrosino: La NCAA te enseña y te prepara para estar al nivel físico de la NBA

El cordobés Agustín Ambrosino encara una nueva etapa en su carrara deportiva: jugará para los BYU Cougars en la NCAA. (Foto: slccbruins.com)

Tras partir muy joven de Argentina y pasar tres años en la cantera del Real Madrid, Agustín Ambrosino llegó a los Estados Unidos a través de unas gestiones que realizó Miguel Ferreyra. Luego de dos temporadas jugando en Junior College (NJCAA) y mucho sacrificio, el alero cordobés está listo para recoger los frutos de tanto esfuerzo: su muy buen rendimiento en los Salt Lake City Bruins (NJCAA) atrajo la atención de una larga lista de universidades de División 1 y tras acordar con Brigham Young (BYU) consiguió su ansiado objetivo de llegar a la máxima categoría del básquetbol universitario estadounidense.

Antes de partir hacia su nuevo destino, el cordobés de 2.02 metros y 21 años recibió a Básquetblog. Relajado y rodeado por su familia habló de todo: sus expectativas en la NCAA, la ilusión de ser parte del recambio generacional en la selección argentina y su deseo de tener revancha en Europa.

-Has vivido muchas veces ya esta situación de irte de Argentina al exterior por una larga temporada. ¿Es diferente esta vez al saber que vas a jugar en la División 1 de la NCAA y en un equipo importante como BYU?

-Sí, es diferente. Yo estoy muy contento. Jugar en la División 1 fue mi objetivo desde que llegué a Estados Unidos y BYU es un programa muy serio y con una organización excelente. Además es distinto, también, porque esta vez mi hermana se va conmigo unos dos meses y se hace mucho más fácil. Lo que más cuesta son las primeras semanas, pero después agarrás el ritmo normal y estás bien. Siempre he tenido la suerte de adaptarme bien. Además en Utah va a ser mucho más fácil porque ya hice algunos amigos  (la temporada pasada jugó en Salt Lake City, capital de Utah).

-Tuviste varias ofertas ¿por qué elegiste BYU?

-Tenía la posibilidad de ir a Utah que es la universidad rival de BYU y que juega en el PAC 12 (una de las conferencias más fuertes). Tenía la posibilidad de la Universidad de Pepperdine y varias más. Pero después del primer año en Estados Unidos empecé a entender que lo que uno tiene que buscar es un buen lugar pero, sobre todo, que encajes en el estilo de juego del programa. Yo creo que el estilo de ellos me funciona porque les gusta jugar 4 afuera y 1 adentro. Además se va Noah Hartsock (se graduó) que era el 4 titular y el hecho que no esté él me da muchas más posibilidades.

-¿Qué expectativas tenés para tu primera temporada en BYU?

-Quiero adaptarme lo más rápido posible. Sé que es una liga más fuerte. Quiero que me tengan en cuenta. Yo sé que si me puedo involucrar en el equipo, las estadísticas van a venir solas. Espero que ganemos la mayor cantidad de partidos posibles y ser parte. Que digan: él está ayudando, cumple su rol. Es difícil pero sé que si entreno duro lo puedo lograr.

-Estuviste en una preselección nacional sub 19. ¿Llegar a la NCAA te da ilusiones de que te tengan en cuenta de cara al recambio generacional?

-Siempre tuve la ilusión de llegar a una selección. El básquet universitario es un nivel alto en donde te siguen todos los scouts de la NBA y hay un gran entendimiento del juego. De todas maneras sé que hay muchos otros chicos de alto nivel que juegan profesionalmente y además entiendo que es otro estilo de juego; que te vaya bien en una universidad no quiere decir que te vaya bien en la selección o en otra liga por que el estilo de juego es distinto. Pero creo que jugar en la NCAA te sirve mucho, te enseñan muchos fundamentos.

-¿Te preocupa jugar lejos o la poca exposición de la NCAA aquí en Argentina, pensando en mostrarte de cara al recambio en la selección?

-No, a mí personalmente no. Para mí, en este momento, entre los 18-22 años, la NCAA te enseña y te prepara para estar al nivel físico de la NBA. El pivote de nuestro equipo (Brandon Davis) tiene chances de NBA y entrenar con jugadores como él, de su físico, capacidad atlética y talento creo que me sirve mucho. Además cuando mirás las preselecciones para el repechaje olímpico o para las olimpiadas siempre hay chicos que juegan en la NCAA en casi todos los equipos.

-Te va a tocar jugar contra equipos muy fuertes esta temporada, ¿tenés el calendario ya?

-Creo que está sólo hasta diciembre. Pero sé que Jugaremos contra Baylor (terminó entre los 8 mejores la última temporada) y Florida State. También vamos a jugar un torneo en la nueva cancha de Brooklyn para la NBA (Brooklyn Nets) contra Notre Dame,  Florida State y Saint Josephs, todos equipos proyectados para estar entre el top 20.

-¿Te quedó algo pendiente de tu paso por Europa? ¿Te gustaría volver a jugar ahí luego de la Universidad?

-Me gustaría volver. Por suerte en BYU muchos jugadores que no han llegado a la NBA han ido a jugar a Europa. Me gustaría. Yo creo que cuando me fui al Real Madrid (tenía 16 años) no estaba maduro. A mí me decían que tenía talento y físico pero que no estaba suficientemente maduro. En España entrenábamos muchísimo, realmente mucho. Y yo pensé que con eso era suficiente. Pero en Estados Unidos entendí que no era suficiente, que el progreso no es como una línea recta y que hay que sacrificarse más. Que hay que quedarse después de entrenamiento practicando por cuenta propia y eso es lo que te da el plus en la confianza y en todo lo demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s